Este artículo se suma a los homenajes que se han realizado para destacar los logros, principalmente de las mujeres en la literatura y en cómo contándonos historias, nos han hecho sentir vivas. Te adelanto que a algunas les fueron robados sus escritos y otras tuvieron que usar un pseudónimo. ¿Quiénes son ellas? ¿Qué estudiaron? ¿Cómo crecieron? y sobre todo ¿Cómo lo lograron?

Pese a que las mujeres siempre han escrito, se dice que todo aquello que tiene firma de Anónimo, en realidad era la forma más frecuente de firmar de las mujeres que mostraban a través de sus libros, su sentir, sus anhelos, frustraciones, dolores, angustias, alegrías y deseos, mismas a las que no se les hubiera hecho posible publicar sus obras, si hubieran utilizado su nombre real, su nombre de mujer.

Compartiremos algunas historias que relatan los distintos obstáculos por los que tuvieron que pasar las mujeres que se enfrentaron al mundo de las letras, en una época en la que hacerlo, era prácticamente imposible para ellas.

Charlotte Brontë novelista y poetisa inglesa, quien publicaba sus obras bajo el pseudónimo de Currer Bell (un apodo masculino) creció con una muy buena relación con las letras, gracias al amor que su propia familia sentía por la literatura, especialmente, su padre.

Más tarde sus hermanas Emily y Anne, conocidas como Las hermanas Brontë, fueron sus cómplices para narrar historias. Con ellas inicia la aventura de escribir formalmente. Lograron publicar sus obras gracias a su tenacidad, al apoyo que recibieron de sus familias y al hecho de haber ocultado su propia identidad.

Las hermanas Brontë no llegaron a ganar un Nobel, ya que fue en años posteriores a sus obras que se instauró este reconocimiento. Fue a partir de 1900, que a los inventos e investigaciones que contribuían a la humanidad, el gobierno sueco les comenzó a otorgar el premio Nobel. Esto, a voluntad del creador de la dinamita: Alfred Nobel.

Las categorías que se reconocen son: química, física, medicina, fisiología, literatura, paz y economía, esta última se insertó 69 años después de la fundación de este reconocimiento. Y entonces es fundamental cuestionarnos: ¿qué personas han sido acreedoras de un premio Nobel?

En la lista que alcanza las 117 personas que se han ganado este galardón, encontraremos sólo a 16 mujeres. ¿Acaso no existían escritoras? o tal vez, ¿no se les reconocía su labor? Ya vimos con Charlotte, Emily y Anne, que sí, ¡sí existían mujeres escribiendo obras literarias!

¡16, SÓLO 16!

Así podemos ver la tremenda brecha de género en los Nobel de Literatura, que deja en evidencia la necesidad de buscar explicaciones y respuestas a preguntas como ¿y las mujeres?, ¿por qué son tan pocas?, y sabemos que la respuesta no es precisamente “por falta de talento literario”.

Es necesario entender y tener presente que los descubrimientos científicos y las obras literarias tienen una estrecha relación con la vida de las mujeres. ¡Hay historias maravillosas! Mujeres que como tú, aún a pesar de muchos obstáculos, mantienen viva su pasión por investigar, por escribir, por indagar.

Hoy, en algunas carreras científicas puede ser que en el salón de clases no tengas compañeras mujeres, o que en tu familia no tengas algún referente de una mujer que ha usado su intelecto para hacer ciencia, literatura, física o química. Pero eso no significa que no existan. Hay mujeres (no son pocas, pero ojalá fuera millones) que han logrado que su vida y obra sean fuente de inspiración para otros. Por ejemplo, Louise Glück, la mujer que ganó el más reciente Nobel de Literatura.

Louise Glück Escritora, ensayista y actualmente profesora en distintas universidades como: Cambridge, Universidad de Yale y la Universidad Industrial de Santander en Bucaramanga. Con más de once libros de poesía, te invitamos a que conozcas un poco de sus obras.

El poema “Cosecha” (Harvest)

Además del premio Nobel existen algunos otros reconocimientos importantes como la Medalla a la distinguida contribución a las Letras Americanas de la Fundación Nacional del Libro, a la que fue acreedora Ursula Le Guin en 2014 por su amplio y brillante trabajo literario. Destacó especialmente por ser una iniciadora en la ciencia ficción y utilizar el lenguaje neutro en sus obras.

Gracias a su trabajo, muchas mujeres feministas se han inspirado por su gran talento y creatividad e incluso ha debatido con Donna Haraway, quien ha creado el concepto de cyborg. Ambas sostienen la necesidad de reinventar a los seres humanos, rehumanizarlos y liberarles de todo aquello que les asfixia (sí como los estereotipos, la publicidad, el capital, etc.)

Por eso te dejamos un poco de inspiración en palabras de Ursula que invita a escribir, sobre todo para que nos recuerden este concepto tan complejo que es la libertad:

1. Reflexionar sobre otras formas de ser.

2. Imaginar la tierra de la esperanza

3. El arte de las palabras es movimiento social.

Para finalizar marzo, mes en el que se conmemoró el Día internacional de la mujer, te recuerdo: nosotras siempre hemos escrito y lo seguiremos haciendo, porque el arte es universal y las palabras son de quien las vive.