Cuando estuve en el ejército me dieron una medalla por matar a dos hombres y me expulsaron por amar a uno, dijo en 1975 Leonard Matlovich, soldado y activista estadounidense.

Con esta frase iniciamos este artículo, a través del cual conmemoramos el Mes del orgullo (Junio), un mes en el que se pretende visibilizar los derechos que clama una de las comunidades más discriminadas en el mundo, la comunidad LGBTQ+.

Si aun eres de las personas que piensan que el Mes del orgullo LGBTQ+ se trata solo de fiesta y marchar vistiéndose con los colores del arcoíris, te equivocas. Hay poderosas razones que la siguiente imagen ilustra.

A lo largo de 5 décadas, innumerables eventos se han llevado a cabo para el reconocimiento y respeto a los derechos de la comunidad; hace más de 50 años dio inicio el movimiento por el orgullo gay, el cual no nació por la necesidad de celebrar ser homosexual, sino por la necesidad de luchar por el derecho a existir sin ser perseguidos, como sucediera en la redada policiaca el 28 de Junio de 1969 en Stonewall, Manhattan, NY.

Si bien el escenario es distinto en cada país del mundo, es de celebrarse que poco a poco mejoran las cosas, para muestra: recientemente se aprobó al matrimonio igualitario en Baja California y en Sinaloa, estados de la república mexicana con años de luchas en el reconocimiento del derecho al matrimonio entre personas del mismo género.

No obstante, aún hay mucho por hacer en otros países, donde las creencias de quienes los gobiernan y legislan impiden que la comunidad pueda acceder a uno de los derechos fundamentales del ser humano, como el matrimonio entre dos personas, sin importar que no sean heterosexuales.

En la siguiente imagen nos damos una idea de cómo está el panorama del matrimonio igualitario en México.

Por otra parte, dos situaciones cobraron importancia en nuestro país durante este año en particular, la primera, el hecho de saber que sigue la lucha por eliminar las “terapias de conversión”, las cuales son intervenciones que tienen como objetivo cambiar la orientación sexual de una persona o su identidad de género, a través de medios crueles como la electrocución, medicación forzada, aislamiento, confinamiento, injurias y humillaciones.

El segundo hecho, en este año electoral, fue conocer la “osadía” de algunos políticos, al autonombrarse aliados de la comunidad y hacer pasar por mujeres trans a candidatos hombres, con tal de cubrir la cuota de paridad electoral, requerida por el Instituto Nacional Electoral (INE).

Esos dos ejemplos son sólo algunas de las situaciones que prevalecen aún y que deben ser erradicadas; debemos aprender a fomentar el respeto a los derechos humanos de cualquier persona, así como el cumplimiento de paridad electoral real, no simulada, en el caso de la política.

Y, como es nuestra costumbre, a través de la música queremos celebrar a las personas que han podido ser libres para amar a quien aman, queremos celebrar a aquellas personas que aman y existen a pesar de los prejuicios familiares, laborales, sociales, religiosos y académicos.

Así, te compartimos 15 canciones dedicadas a las personas LGBTQ+, escritas y/o musicalizadas por cantautoras que han pasado a los largo de varias ediciones del Festival Online de Cantautoras. Disfrútalas y compártelas. Además, te recordamos que aquí hay 9 canciones más, que te compartimos el año pasado.

  1. Kia Sajo – Ensaio sobre o flerte

 2. Yaneth Sandoval – Adicción

3. Paula Jiménez – Aunque

4. Silvia y Karmen – Ella, ella (tan bella)

5. As despejadas – Dama de Paus

6. Flori Vidonna – Serenata

7. Lavinia Negrete – La misma piel

8. Lizbeth Román – Pausa

9. Stephy Loren –  Como a nadie

10. Zofi Zaro – Quien

11. Fana (ft papaya tropical)

12. Silvia Penide – Sea lo que sea (o Urano)

13. Paula García – Ya se fue

14. Di – Camila

15. Alejandra Moreno – Como nadie más