Hoy, 25 de noviembre, conmemoramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, fecha que desde hace 28 años representa un día para reflexionar sobre cómo va evolucionando esta lucha, a través de la música, para exigir el respeto a la vida de las mujeres y sus derechos humanos, en un mundo que cada vez se vuelve más hostil para el género femenino.

Basta con leer titulares en los periódicos para enterarnos que las cifras revelan que las mujeres siguen padeciendo situaciones de violencia a cada minuto y en cada rincón del planeta.

Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 1 de cada 3 mujeres ha sufrido violencia durante su vida; 243 millones de mujeres en el mundo manifestaron haber sido violentadas por sus parejas en 2020 y, cada día, 137 mujeres son asesinadas por miembros de su propia familia.

Foto: Marcha 8M 2020, Querétaro. Dulce Servín.

¿Cómo se clasifican las situaciones de violencia que sufre la mujer?

Vamos a mencionar los distintos tipos de violencia que existen, de acuerdo a la ONU. Saber identificar el tipo de violencia es el primer paso para reconocer que una mujer está siendo afectada en sus derechos humanos.

Violencia económica. Cuando la mujer no puede acceder a sus propios recursos financieros o son controlados por su pareja, otro ejemplo es la prohibición de trabajar o ir a la escuela.

Violencia psicológica. Esta consiste en provocar miedo a la mujer a través de la intimidación o amenazas de daño físico a ella, su pareja, hijas o hijos, o con dañar a sus mascotas y bienes. Otro ejemplo es alejarla de sus amistades, de su familia, de la escuela, trabajo o entorno cercano.

Violencia emocional. Daño a la autoestima de una mujer a través de constantes críticas, subestimar sus capacidades, insultarla o someterla a otros tipos de abuso verbal, ejercer alienación parental; no permitir a la mujer ver a su familia o amistades.

Violencia física.  Es el tipo de violencia más visible y en muchas ocasiones mortal. Consiste en maltratar a la mujer, a través de golpes, patadas, quemaduras, jalones, pellizcos, empujones, bofetadas, tirándola del cabello, mordeduras, negándole acceso a atención médica u obligándola a consumir alcohol o drogas, por mencionar algunos.

Violencia sexual. Es obligar a una pareja a participar en un acto sexual sin su consentimiento expreso. Son ejemplos de violencia sexual: acoso sexual, violación, violación correctiva (forma de violación perpetrada contra una persona por su orientación sexual o su identidad de género) y cultura de la violación (el entorno social que permite normalizar y justificar la violencia sexual; tiene su origen en el patriarcado).

Violencia digital u online. Es cualquier acto de violencia ejercido a través de la tecnología de la información y las comunicaciones (teléfonos móviles, internet, medios sociales, videojuegos, mensajes de texto, correos electrónicos, etc.) contra una mujer, por el hecho de serlo. Hay tres tipos de violencia digital:

  1. Ciberacoso: enviar mensajes intimidatorios o amenazantes.
  2. Sexteo o sexting: enviar mensajes o fotos de contenido explícito sin contar con la autorización de la persona destinataria, en este caso la mujer.
  3. Doxing: publicar información privada o identificativa sobre la víctima.

La tecnología y su influencia en la violencia contra la mujer

El papel de la música en la lucha contra la eliminación de la violencia hacia la mujer. Más de 20 canciones contra la violencia de género.

¿Cómo es que hasta hace pocos años no se hablaba de violencia de género como ahora? Por una parte la cultura del silencio ha perdurado en las generaciones de nuestras madres y abuelas, esta cultura aunada a las creencias personales sobre el papel de la mujer (sumisa, obediente, callada), en el seno familiar han contribuido a que las mujeres no tuvieran conciencia plena de lo que es la violencia de género.

Por otra parte, es preciso decir que conforme ha avanzado la tecnología, lo ha hecho también el acceso a la información, el acceso al conocimiento de cientos de testimonios de vida de mujeres que -en el mejor de los casos- han sobrevivido a actos de violencia.

Este acceso al conocimiento y la creciente existencia de organizaciones, leyes y programas han contribuido a que ahora las mujeres conozcan y comprendan mejor lo que les sucede.

Lo que antes llamaban “crímenes pasionales” son en realidad feminicidios; el “hasta que la muerte los separe” no es justificación para que la mujer tolere golpes y maltratos de su pareja. Aquel “calladita te ves más bonita” es en realidad una forma de violencia psicológica que coarta la libertad de expresión.  

Un aspecto positivo del avance de la tecnología ha sido la rapidez y facilidad de comunicación de movimientos sociales como el #MeToo, en cuyos testimonios hemos conocido innumerables historias de violencia de tipo sexual en mujeres de todas las razas, estratos sociales y edades.

De esta forma, la tecnología ha ayudado a que miles de mujeres comprendieran que aquello que consideraban “normal” en una relación, trabajo o familia en realidad son situaciones o actos de violencia.

el aire tiene olor

a que alguien murió

prende la vela hijita

no llegues tarde Estelita

que la noche te alcanza

y no te vuelvo a ver

«En Juárez», Diana Gameros

¿Y cuál ha sido el papel de la música en la lucha contra la violencia de género?

La música, como otras expresiones artísticas, ha sido uno de los medios de mayor difusión sobre las situaciones de violencia que han padecido las mujeres.

Me florecen las alas en tierra de cicatrices

Tierra de cicatrices, puertos y marinos,

llegué yo de inocente a soñarme contigo

y me rompiste el cuerpo, jodiste conmigo.

Durante siglos y lunas me quedé callada

y cuando abrí la boca, con piedras y espada,

me trataron de loca, me quedé solita…

aplauso pa’l que calla, mordaza pa’l que grita

«One day at a time», Lizbeth Román

Las canciones que exponen las historias de violencia de género, son poderosas en sus letras, pero también lo son por la melodía, la voz de quienes las interpretan y, finalmente, porque el mensaje que ellas portan logran cruzar fronteras y darle visibilidad a lo que muchas personas prefieren callar.

Las canciones también sirven para contar hechos reales que muchas veces los gobiernos quieren dejar en el olvido, pero que es necesario nombrarlos para no olvidarlos, nombrarlos para despertar mentes y conciencias, para seguir exigiendo un mundo libre de violencia hacia las mujeres y castigo para los culpables.

Así pues, queremos compartirte en la siguiente playlist (lista de reproducción) con más de 20 canciones que aportan su granito de arena en la lucha contra la eliminación de la violencia hacia la mujer, escritas e interpretadas por extraordinarias cantautoras de habla hispana.

¿Dónde está Julia?

nadie sabe donde está

¿Qué le ha pasado?

porque a su casa no volvió

¿Quién le ha robado

su vida y su libertad?

¿Quién le hizo a Julia tanto mal?

«Julia de noche» – Nancy Zamher

Por último, también te compartimos dos canciones más que puedes oír en Youtube: «Calma» de Adriana Santiago y «Juntas somos más fuertes» de Stephy Loren.